Jardinería

El abono y pesticida natural más potente para tus plantas

El uso de productos orgánicos en la agricultura ha ganado popularidad en los últimos años
debido a la creciente preocupación por la sostenibilidad y el impacto ambiental de los químicos
sintéticos. Entre los productos más destacados se encuentra el caldo de hojas de ortiga,
conocido tanto por sus propiedades como fertilizante natural, así como por ser un eficaz pesticida
para nuestros cultivos.

¿Qué es el caldo de ortiga y cómo se prepara?

El caldo de ortiga es una solución líquida concentrada obtenida de la fermentación de las
hojas de ortiga en agua.

Preparación del caldo

  1. Cosecha las hojas de ortiga, preferiblemente antes de la floración.
  2. Tritura las hojas y colócalas en un contenedor de plástico o madera.
  3. Agrega agua de lluvia o agua declorada en una proporción de 1 kg de ortigas por 10 litros de agua.
  4. Tapa el contenedor, dejando espacio para que respire, y revuelve la mezcla cada dos días.
  5. Después de 10-15 días, la fermentación habrá terminado y el olor fuerte disminuirá.
  6. Cuela la mezcla usando una malla fina y almacena el líquido en recipientes oscuros.

Beneficios del caldo de ortiga

Los beneficios del caldo de ortiga son múltiples. No solo es un fertilizante rico en nitrógeno,
hierro, magnesio y otros minerales esenciales, sino que también actúa como un potente repelente de plagas
y enfermedades.

Fertilizante natural

Al aplicar el caldo diluido (generalmente en una proporción de 1:10) se fomenta el crecimiento y
desarrollo de las plantas, mejorando su resistencia y productividad.

Pesticida orgánico

Como pesticida, ayuda a prevenir el ataque de ácaros, pulgones y otras plagas, al tiempo que refuerza
las defensas de las plantas contra enfermedades fúngicas.

 

Uso y recomendaciones

Para aprovechar al máximo el caldo de ortiga, es importante seguir algunas recomendaciones de uso:

  • Utilizar el caldo de ortiga dentro de las 24 horas siguientes a su dilución para garantizar
    su efectividad.
  • Aplicar durante las horas más frescas del día para evitar quemaduras en las plantas por la exposición
    al sol.
  • No exceder en su uso, ya que un exceso de nitrógeno puede ser contraproducente.

 

 

Deja un Comentario

error: Content is protected !!