¿ Sabías Qué ?

Todo sobre el dolor de rodilla

El dolor de rodilla es una enfermedad debilitante y una dolencia muy común para millones de adultos. Si usted padece de dolores en la rodilla, es importante conocer los diferentes tipos que hay y ser capaz de identificar de donde viene el dolor. Con este conocimiento, usted tendrá la facultad para tomar decisiones  sobre cómo aliviar mejor el dolor.

 

Tipos de dolor de rodilla

Dolor en la rótula de la rodilla – La rodilla de corredor
La rodilla de corredor está normalmente  causada por el uso excesivo o tendones sobrecargados. También puede ser el resultado de un traumatismo directo, como una caída o un golpe, o problemas con los pies, tales como arcos caídos.

Dolor encima de la rodilla – Inflamación del tendón del cuádriceps
El uso excesivo o problemas con la alineación puede ser el culpable de esta dolencia.A  los jugadores de fútbol y voleibol le ocurre a menudo.

Dolor detrás de la rodilla – quiste de Baker
El quiste de Baker causa un bulto y opresión detrás de la rodilla. El dolor suele aumentar cuando la rodilla está totalmente flexionada o extendida y suele ser un síntoma de un problema subyacente, como artritis.

Dolor en la parte externa de la rodilla – ruptura de menisco
El menisco es un pedazo de cartílago que protege y estabiliza la articulación. Esta es la razón por la cual un desgarro de menisco puede ser tan doloroso. Además del dolor , los síntomas incluyen hinchazón, dificultad para doblar o enderezar la pierna, y una tendencia de la rodilla a quedarse bloqueada.

Consejos para aliviar el dolor de rodilla

Si la rodilla está muy hinchada , aplicar hielo durante 20 minutos. El hielo  ralentizará la inflamación y acelera la recuperación.  Para ello, envuelva la rodilla  en un vendaje. Tenga cuidado de no envolver demasiado fuerte como para cortar la circulación de la sangre.

Mantener la pierna elevada por encima del corazón. Esto ayuda a drenar el exceso de líquido de la rodilla y reducir la inflamación.

Otra manera para aliviar el dolor de rodilla es estirar los músculos que la soportan. Isquiotibiales y los músculos internos del muslo comprimen la articulación de la rodilla cuando están demasiado apretados.

Asegúrese de reforzar también su glúteo mayor (los músculos de las nalgas) y los músculos abdominales para un mejor soporte. Cuando el cuerpo es fuerte y flexible, está bien equilibrado, así evitamos que demasiada presión caiga sobre  las rodillas.

 


Deja un Comentario

error: Content is protected !!